¿Qué hago?


¿Qué hago si me pica una pulga?

Las pulgas son unos molestos insectos que, con el calor, se vuelven más activos. Todos los que estamos en contacto con animales o si nos gusta salir a dar largos paseos por la naturaleza estamos expuestos a la picadura de este pequeño bicho. Respecto a esto, es normal que nos surjan dudas. ¿Que pasa si me pica una pulga? Vamos a ver cómo actuar ante el ataque de estos indeseables visitantes.

¿Qué hago si me pica una pulga?

Las pulgas, al igual que los mosquitos, se alimentan de sangre. Tienen unas pequeñas garras con las que se adhieren a la persona a la que quieren picar y, una vez subidas en su cuerpo, proceden a beber su sangre.

Si hemos detectado picaduras, es importante actuar de forma temprana para evitar complicaciones. El mayor problema de las picaduras de pulgas es que, debido a lo mucho que pican, podemos llegar a hacernos alguna herida al rascarnos. Y si las heridas producidas por el rascado se infectan pueden producir problemas.

Lo primero que debemos hacer es lavar la zona. Puedes probar con un jabón a base de calamina para que, además de higienizar la zona, te calme la picazón. A continuación, es recomendable ponerse algún tipo de pomada para aliviar la sensación de picor.

Es importante no rascarse. Al hacerlo, no solo estamos expuestos a que se nos infecte la zona, sino que provocamos que el área se irrite y nos pique más.


Las picaduras de pulga no suelen inflamarse como ocurre con las de mosquito. Si la zona se nos empieza a inflamar, es posible que suframos alergia a estos insectos. En este caso, debemos aplicar una pomada antihistamínica y, en caso de empeorar o no mejorar, consultar con un profesional.

No se deben cubrir las picaduras de pulga, ya que el objetivo es que se sequen, hagan costra y sanen por sí solas. Si el picor es tan intenso que no vamos a poder evitar rascarnos durante la noche, entonces sí podría ser recomendable tapar la zona.

La principal actuación para tratar picaduras de pulga es aliviar el picor. Una vez que calmamos la zona, no necesitamos hacer nada más. Sin embargo, las pulgas pueden actuar como vectores de otras enfermedades.

Por ello, si además de las picaduras detectamos algún síntoma extraño o tenemos fiebre, es importante ir al médico para descartar otro tipo de complicaciones. En humanos no es fácil que transmitan enfermedades, aunque sí pueden contagiarnos el tifus. En otros mamíferos pueden transmitir la peste.

Ahora ya lo sabes, ante la duda de ¿que pasa si me pica una pulga?, hay que mantener la calma, lavar la zona y aplicar una pomada calmante. Aunque como siempre, la mejor forma de evitar picaduras es la prevención.