Tipos de pulgas


¿Sabías que existen diferentes tipos de pulgas?

Todos hemos oído hablar de las pulgas: esos indeseables insectos que se cuelan en nuestras casas y causan estragos en nuestras mascotas y también en nosotros. Quien las ha sufrido, sabe que las picaduras de este pequeño animal pueden llegar a ser desquiciantes. El picor que causan es difícil de sobrellevar para humanos y otros habitantes del hogar.

Convivir con estos pequeños bichos no es fácil. Además, existen diferentes tipos de pulgas, por lo que debemos estar atentos para poder hacerles frente.

Tipos de pulgas

Seguro que no sabías que hay diferentes tipos de pulgas. Sí, cuando hablamos de ellas lo hacemos en general, pero cada especie tiene su propio bichito molesto. Las que más problemas nos ocasionan son las de los perros y los gatos, aunque no son las únicas.

Pulgas del perro

La pulga del perro, o ctenocephalides canis, es un insecto que ha evolucionado para convertirse en parásito perfecto para esta especie. Es un animal urbanita, que se ha adaptado perfectamente a la vida en los hogares domésticos.

No solo afecta a los perros, sino a todos sus congéres, como zorros o lobos. Como no es habitual que en las ciudades haya otro tipo de cánidos, las pulgas del perro pueden acabar en gatos o en humanos.

El mayor problema de que un perro coja pulgas no es solo el picor que le produce, sino que son vectores de enfermedades como la tenia. Es decir, la picadura de este pequeño insecto puede ocasionar que tu perro se infecte con este otro parásito.

Estas pulgas son más activas durante las épocas de calor. En invierno se quedan aletargadas e inactivas, pero eso no quiere decir que mueran. Así que, es posible que no te hayas librado de las pulgas y que vuelvan al subir el termómetro.

Pulga del gato

Los gatos no se libran de padecer pulgas. Pueden ser picados por las de los perros, pero también tienen su insecto especialista: ctenocephalides felis.


Estas pulgas pueden parasitar a otros animales de sangre caliente, por lo que podemos terminar sufriendo sus picaduras. También pueden pasarse a los perros o a otras mascotas.

Es importante acabar con ellas, ya que actúan como vectores del tifus, de gusanos intestinales o de bartonella.

Pulga de las aves

Las aves no están exentas de padecer las picaduras de las pulgas. Es más habitual que ocurra en las aves de granja que en las domésticas, pero no se debe descartar.

Suelen habitar en los nidos, donde colocan sus capullos en espera de que llegue la primavera y suban las temperaturas. Entonces, con la llegada del buen tiempo, salen y empiezan a parasitar a las aves que encuentran.

Cuando las aves se desplazan, las pulgas van saltando y parasitando a otras aves que se encuentran a su paso.

Es complicado que un ave doméstica coja pulgas, ya que no suelen estar en contacto con pájaros del exterior, pero si tenemos a nuestra mascota cerca de una ventana abierta, tampoco debe descartarse.

Pulga del hombre

A las personas pueden picarnos las pulgas de nuestras mascotas, pero tal vez no sabías que existe una pulga específica para los seres humanos: pulex irritans.

En la actualidad, es muy raro que las personas se infesten de pulgas. Las condiciones higiénicas de los países desarrollados convierten esta posibilidad en algo muy remoto. Estas pulgas suelen afectar más al ganado o a nuestras mascotas.

A pesar de existir diferentes tipos de pulgas, hemos podido ver cómo todas pueden picar a diferentes especies. Los principales problemas que causan son las molestias por el picor, aunque no debemos olvidar que pueden actuar como vectores de enfermedades serias.